Cientos de autos se movilizaron ayer en apoyo a las “madres de pañuelos amarillos”

15

La agrupación de madres identificadas con “Pañuelos Amarillos” llevó adelante una manifestación en reclamo por el esclarecimiento de casos de abusos sexuales infantiles que aún no tienen respuestas. Fueron cientos de automóviles que se sumaron a la convocatoria. 

Centenares de vecinos en vehículos transitaron por distintas calles de esta ciudad exigiendo públicamente “justicia” por los casos denunciados de abuso sexual a menores de edad.

De esta forma la gente de la ciudad de Rio Grande respondió en gran medida con la convocatoria de las madres de Pañuelos Amarillos quienes invitaron a sumarse al reclamo de respuestas ante los casos de abusos de menores que están presentadas en los distintos juzgados penales y que aún no tienen definiciones, algunos de los cuales dan la sensación de estar “cajoneados” debido a la falta de transparencia en la difusión de medidas que se adoptan en los Tribunales. 

El reclamo, organizado se concentró a las 16:30 en la zona del árbol gigante de Navidad. Desde allí partieron por la calle Santa Fe y luego comenzaron a recorrer distintos sectores de esa ciudad y respetando las medidas de seguridad para evitar el COVID-19. 

Por la lucha contra el abuso infantil, de manera nacional se utilizan pañuelos de color amarillo, tono elegido para echar algo de luz en la vida de los niños abusados sexualmente. 

La consigna es lograr que la Justicia se expida de manera rápida en casos de abusos sexuales hacia menores. Estamos pidiendo justicia por nuestros hijos y que se adelanten los procesos judiciales. Hoy no hay justicia. Queremos que paguen estos violadores que aún están libres”. 

Entre el público presente se pidió que los políticos y magistrados actúen con más rapidez en estos temas. 

“Queremos que la justicia se despierte” dijo luego un vecino y entre la multitud reclamaron: “Justicia, justicia, justicia”. 

Aseguran que no sienten el acompañamiento de instituciones gubernamentales. “Hemos transcurrido esto solas. Yo he tocado muchísimas puertas y he hablado con mucha gente pidiendo ayuda para mi hija y también apoyo y acompañamiento, pero no me quedó otra que salir a dar la cara, exponiéndose y acá estamos; ojalá que esto beneficie a muchos chicos que hoy no hablan.