Suspensión de vuelos a Río Grande: “Parece una decisión tomada pero es algo que hay que analizar”, dijo Greve

El legislador de FORJA Federico Greve sentó postura frente al pedido de cierre del aeropuerto de Río Grande y la posible suspensión de los dos vuelos semanales en la zona norte, por el rechazo de los vecinos que temen el contagio.

Tuvo en cuenta el “sentimiento de miedo de la gente y es una situación extremadamente compleja”, dijo por Radio Provincia, al tiempo que aclaró que “el aeropuerto de Río Grande nunca estuvo cerrado y siempre estuvo operativo. Luego se fueron restringiendo los vuelos y se había decidido empezar a hacerlos de nuevo. Ayer hubo un movimiento muy grande de repudio de la apertura del aeropuerto y es algo muy triste, porque es una provincia con tres ciudades y enfrentamos un flagelo muy difícil”.

“Uno entiende la desesperación pero no puede admitir que los responsables de la conducción o la dirigencia tengan que sacar provecho de esta situación. Es lo que más lamento”, expresó el legislador.

“Esto genera miedo, desazón en la gente, pero estamos en cuarentena y si cada uno está en su casa se está cuidando. Río Grande y Tolhuin no tiene casos pero nadie puede quedar exento de esto y más tarde o más temprano va a suceder”, advirtió.

Remarcó que las medidas buscan “ralentizar” el contagio, pero no se podrá evitar. “Los sentimientos de miedo y desazón son campo fértil para que otros se aprovechen como dirigentes políticos. Lo repudio porque el presidente está demostrando otro tipo de conducción”, comparó.

Además, tuvo en cuenta que la suspensión de vuelos “se define en nación. Todos los aeropuertos tiene una dependencia federal y no es incumbencia de la provincia solamente”, sostuvo, más allá del pedido de Melella de cancelación.

Tomó distancia de esta postura del gobernador y dijo que está prevista una reunión con otros legisladores “para ver las medidas que se iban a tomar. Ayer estuvimos hablando de esto y hay que tener en cuenta la importancia de los traslados. Los aviones traen medicamentos, no solamente los reactivos para las muestras de coronavirus sino medicamentos oncológicos para las tres ciudades; hay traslado de gente derivada a Buenos Aires que está esperando volver, que no fue al exterior ni debe estar en cuarentena”, manifestó.

Para Greve los vuelos tienen que seguir porque “la gente que llegue va estar controlada”. Ahora hablará “con los legisladores para ver si se toma una postura. Para el gobierno provincial parece que es una decisión tomada pero es algo que hay que analizar”, subrayó.

Consideró que en esta situación se da “un cóctel difícil de explicar. Siempre existió diferencia entre las dos ciudades y es una rivalidad sin sentido entre la población; después está el miedo de la gente al contagio y luego el oportunismo político. Es un coctel perfecto para que ciertas personas se aprovechen de la situación. La nación está poniéndose codo a codo con todas las fuerzas políticas y hay que ponerse a tono con eso. Estas cosas entristecen y lo digo con mucho pesar, siendo de Río Grande”, concluyó.