Cristina Fernandez de Kirchner y Dilma Rousseff en el 1er Foro Mundial de Pensamiento Crítico

76

La ex presidenta argentina Cristina Fernandez de Kirchner y la ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff, participaron este domingo del 1er Foro Mundial de Pensamiento Crítico en el club Ferro. Organizadores y participantes se encargaron de aclarar que no se trataba de una “contracumbre” a la del G-20 sino que era un foro que se reunía a debatir propuestas e ideas para el futuro.

Las ex presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff convocaron al armado de un amplio frente social y político que reúna a todos los sectores que se sientan afectados por el modelo neoliberal. En el afán de una unión, la ex presidenta argentina incluso consideró permitidas las categorías de derecha e izquierda, que “sólo sirve para dividir”, y recomendó cambiarla por otra que tuviera en cuenta la categoría “pueblo”.

Cristina Kirchner dedicó el primer tramo de su mensaje a hablar sobre los problemas generados por el gobierno de Cambiemos, que en 20 días cumplirá tres años.

“En los diez primeros meses de 2015, la inflación fue del 19,8 por ciento. Tres años después, es del 38,2 por ciento. Duplicó la inflación el Gobierno que proclamaba que iba a ser el problema más fácil de resolver”, marcó la senadora del Frente para la Victoria. También subrayó las diferencias en cuanto a consumo popular “hoy los supermercados están literalmente vacíos” y la política de desendeudamiento de los 12 años del kirchnerismo. “Hoy han vuelto al FMI con un préstamo de 57.700 millones de dólares, que convierten a la Argentina una vez más en meros gestores de políticas que les son impuestas de afuera, además de tener que devolver el dinero”, indicó. Evaluó que si hoy la gente aguanta el ajuste es gracias el entramado social construido durante sus gestiones con medidas como “las AUH, las jubilaciones”.

Dilma Rousseff, por su parte, realizó un recorrido de lo sucedido en los últimos tiempos en Brasil, un caso emblemático para la discusión en el foro con el triunfo de Jair Bolsonaro.

“La Operación Lava Jato torna a la política en algo irrelevante, apunta contra la política”, sostuvo. Consideró que así como en la Guerra Fría se había utilizado el anticomunismo para generar odio, en este caso se usó la corrupción para apuntarle al Partido de los Trabajadores. “No sólo quieren destrozar al PT sino todas las conquistas conseguidas durante nuestros gobiernos”, afirmó.

En su relato hubo varios puntos de contacto respecto a la situación argentina en temas como medios de comunicación, justicia y empresas estatales. Así como Mauricio Macri habla aquí del déficit de Aerolíneas Argentinas, Rousseff contó que allí están en la mira Embraer, Petrobras y Electrobras. Pero, advirtió, pese a la ofensiva el PT se mantiene con el partido con más diputados, gobernadores y representantes distritales. “La columna vertebral y el corazón del pueblo de Brasil es antifascista y antineoliberal”, aseguró la ex presidenta, que promovió “un frente democrático y popular”. “Hay que hacer todas las alianzas necesarias, tienen que juntarse todos aquellos que estén contra el autoritarismo”, impulsó Rousseff.